En el Día Mundial de la Bicicleta, es importante considerar el uso de este medio de transporte en Chile, que ha ido aumentando considerablemente su participación durante los últimos años como un medio de transporte urbano limpio, económico y sustentable.
Un ejemplo de ello en el Gran Santiago, es el gran crecimiento de la red de ciclovías que actualmente, cuenta con 418 kms de extensión, 3 veces la extensión actual del Metro de Santiago (140 kms). Esto da cuenta que se ha incentivado el uso de este medio de transporte “verde” y por otro, da respuesta a las demandas de sus usuarios para integrar el uso de la bicicleta en la planificación urbana, para lo cual, entre las iniciativas presentadas se aprobó la Ley de Convivencia Vial.
La distribución y cobertura de ciclovías por N° de habitantes según comuna, según un estudio desarrollado por la Unidad de Asesoría Estratégica Urbana e Inmobiliaria de AGS Visión Inmobiliaria plantea:

En el análisis efectuado, puede observarse una distribución territorial desigual en la extensión de la red de ciclovías durante los últimos años, existiendo una mayor cobertura (Hab/Km) en la zona centro y oriente del Gran Santiago, así como entorno al eje de Av. Vicuña Mackenna. En tanto, las zonas sur (El Bosque, San Ramón, Lo Espejo, San Bernardo) y norponiente (Cerro Navia, Pudahuel, Renca, Quilicura) poseen una menor cobertura de ciclovías.

Entre los factores relevantes que pueden estar relacionados con esta situación, se encuentra la alta concentración de polos de trabajo y servicios que se ubican en ciertos sectores como Santiago Centro, Pedro de Valdivia, El Golf, Tobalaba y Nueva Las Condes. Eso ha generado concentrar la inversión pública en la extensión de la red de ciclovías en los entornos urbanos de estos polos dada la alta conectividad (tiempo/distancia) existente en la zona centro y oriente, lo que facilita y permite el uso de la bicicleta, pudiendo combinar su uso con otros medios de transporte.
No obstante, el mismo análisis efectuado muestra que el avance en la extensión de la red de ciclovías no ha sido similar hacia el resto de la ciudad, dado que en otras comunas, particularmente en las zonas periféricas, donde se concentra más del 50% de la población, actualmente existe un déficit de polos de trabajo, estudios, servicios y equipamientos. La población entonces debe trasladarse hacia los polos existentes en las zonas centro y oriente, lo que implica mayores tiempos en desplazamiento en trasporte público, tales como Metro de Santiago o Red, distancias que restringen la posibilidad de un mayor incentivo al uso de la bicicleta.
Queda en evidencia la necesidad de generar una ciudad más integrada y con mayor acceso a fuentes de trabajo, servicios y equipamientos en los entornos de las comunas.
“La ciudad a 15 minutos”
Uno de los ejemplos más reconocidos esla planificación urbana implementada en la ciudad de Paris, donde el concepto de la “ciudad a 15 minutos” responde a poder generar una ciudad con un mayor acceso, a escala de barrio, a servicios, equipamientos, áreas verdes, fuentes laborales y de estudios, y actividades cotidianas que realizan las personas.
Este modelo de planificación urbana, donde el uso de la bicicleta cumple un rol fundamental como medio de transporte, permite menores tiempos de desplazamiento. Esto disminuye considerablemente la cantidad y extensión de viajes diarios y con ello, desestresa el transporte público, permitiendo su mejor funcionamiento y, por otro lado, acotar el uso del automóvil generando menores índices de contaminación.
A su vez, permite una mayor conectividad con los entornos urbanos inmediatos a los hogares de las personas, permitiendo un mayor incentivo y uso de la bicicleta, un mayor derecho y acceso a la ciudad, mejores condiciones ambientales y una mayor calidad de vida, al poder destinar los tiempos de traslado a otras actividades.
Actualmente, ante la irrupción del teletrabajo por la pandemia que enfrentamos, se abre la posibilidad de incorporar en la planificación urbana de las ciudades en Chile.  La utilización de medios de transporte “verdes” como bicicletas o scooters, son además más seguros en cuanto a evitar contagios y permitiendo el distanciamiento social.