Veto o promulgación. Esos son los dos únicos caminos que tiene el Gobierno respecto al controvertido proyecto que pone límite a la reelección de autoridades despachado por el Congreso, y que se ha transformado en un tremendo dolor de cabeza para La Moneda.
Este viernes a las 23:59 horas vence el plazo para que el Presidente Sebastián Piñera tome una decisión, pero el Gobierno mantiene el suspenso en medio de las presiones de sectores de su propia coalición, como la UDI. Por parte de la oposición, en tanto,  ya se notificó que no hay espacio alguno para modificar un ápice de lo aprobado por el Legislativo y no aceptarán un veto en esta materia. Tampoco en el proyecto que prohíbe el corte de servicios básicos ni tampoco en la reforma que crea el Servicio de Protección de la Niñez.
Pero para el Ejecutivo, el tema se ve agravado por la falta de consenso en sus propias filas para conseguir la aprobación del veto en el Parlamento, lo que expone al Ejecutivo a un nuevo fracaso legislativo.
Esto último porque ni en la bancada de Renovación Nacional ni en la de la UDI están los votos seguros para apoyar una maniobra legislativa de ese tipo, si es que el Gobierno llega a jugarse por esta alternativa que es demandada fundamentalmente desde el mundo municipal, dado que impedirá a un centenar de alcaldes y 700 concejales competir en las próximas elecciones.
Según informa Emol, en la bancada de RN hay “tres o cuatro diputados” que podrían cambiar de opinión durante el fin de semana, y en la bancada gremialista hay un par de parlamentarios que están con dudas.
La presión de la UDI
Las cuentas grafican que en el oficialismo hay opiniones divididas. RN no ha fijado una posición, mientras en Evópoli han sido enfáticos que no están disponibles a cambiar la norma despachada por el Congreso.
Sin embargo, en la UDI, ya manifestaron que entregarán su apoyo al Ejecutivo si este decide presentar la acción que pone freno a la ley, y de paso apuntaron todos sus dardos a Evópoli.
La timonel del gremialismo, Jacqueline van Rysselberghe, dijo a Radio Cooperativa que si el Gobierno decide mandar el veto, “nosotros lo vamos a respaldar”. En ese sentido, la senadora dijo que le llamaría mucho la atención que en Evópoli, que tiene dos ministros en el Comité Político (el titular de Interior Gonzalo Blumel y de Hacienda, Ignacio Briones), sus parlamentarios no respalden a sus propios ministros. “Eso llama la atención”, fustigó, aunque también apeló a la ironía señalando que “lo que pasa es que Evópoli no tiene alcaldes”.
“Hay solo dos países en el mundo que tienen límite a la reelección más allá del Presidente de la República, de todos los países del mundo: algo dice aquello. Todas las democracias robustas no tienen este sistema, porque ha demostrado que no es una buena política pública”, añadió Van Rysselberghe quien además acusó populismo del sistema político tras el apoyo transversal que ha tenido el proyecto.